SIN NOVEDAD

1 junio, 2018 Poesía

 

 

                                                                     

                                                                     Los cadáveres están en la calle

                                                              donde los transeúntes han huido del fuego del pirómano.

                                            Las voces, los quejidos y los llamados de auxilio  

                                       embarran las paredes

                              y tocan las puertas clausuradas por el temor

                          y por las manos de la muerte.

 

Los de afuera

y los de lejos

observan esta realidad en sus pantallas

pero se les disipa en sus pupilas miopes.

La ven confusa  

y desdeñan la lava que incendiara la casa compartida.  

Las banderas ondean  con un viento generoso y sin dueño.

 

Sin duda,

la barbarie

y los ideales de un fanático

mueven torrentes

y por su insensatez  mueren sus hijos

y tus hijos

en los muros que su odio ha levantado.

 

V-XVII-MMXVIII

 

Käthe Kollwitz, Death grabbing at a Group of Children, from series Death, 1934

 

 


Por Carmelo Gonzalez Velez

 – Seattle, Washington – 


 

 

 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: