Ficticio enamorado por Baudelio Llamas y otros poemas

Como todo un don Juan se presentó
Con su sonrisa encantadora
Y con su mirada tierna
De caída ensoñadora
Con palabras bonitas la conquistó
Un cariño sincero le ofreció
Por su cara de ángel
En una trampa ella cayó
Ese amor que sintió
Poco tiempo duró
Su florida verba
El gélido viento se llevó
En mil pedazos su corazón se escindió
La pobre dama enamorada virtió
Lágrimas de dolor por un infausto amor
Que ella auguraba como un dios
Falso como su mirada
Falso como sus palabras
Y esa sonrisa desgraciada
Le han desgarrado el alma
Sus sueños se destruyeron
Un amor dulce y sincero
Aquel insensato hombre destrozó
Ella por él lloró
En la misma banca la enamoró
Y ahí su frágil integridad le truncó
Ella nunca volvió
Su aromática esencia se disolvió
Y el mil amores
Regalando flores
A su sitio regresó
Pero sólo recuerdos encontró
¡Ay, amor tan desgraciado!
Ella sufriendo
Y él, muy feliz
De otra enamorado
Se jacta de aquel provocado desliz.

El anheloado retiro
Me gusta vivir en el campo
Habitar en la ciudad
Me hace sentir
Más cerca del camposanto
Ahí respiro contaminación
Peleo contra el reloj
Madrugo para llegar temprano
A mi rutinario trabajo
El ruido de los carros
Y a cada rato
Presurosas ambulancias ululando
A urgencias, a pacientes trasladando
¡Cuán escasas horas duermo!
Ya mis pigmentosas ojeras
Gran cansancio han mostrado
Del escaso reparador descanso
Me gusta vivir en el campo
Oxígeno limpio estoy respirando
El sonoro gorjear de las aves
Me ha despertado
Aquí se vive mejor
Duermo tranquilo
Me despierta el cantar de los gallos
Ya en mis manos no hay callos
Me gusta caminar en el bosque
El contacto con la naturaleza
Aquí es donde quiero vivir
Y aquí he decidido morir
Me alejo de la ciudad
Amistades de antaño voy a frecuentar
Aquí no uso reloj
Ya no necesito trabajar
Aquí no hay contaminación
Mi retiro acaba de llegar
Sesenta y cinco años en mi haber
Aspiro a vivir otros tantos más
Me retiro de la ciudad
El campo me espera ya.
Bálsamo para el alma
Con una sonrisa de niña tierna
¡Qué mujer tan dulce es ella!
¡Qué mujer de afabilidad eterna!
Con ella sentí un amor verdadero
Ella me quiere
Su mirada lo expresa todo
Me encanta cuando se quita el sombrero
Puede mirarme fijamente
Sin estarse escondiendo
Bondad irradia su mente
Me gusta cómo me trata
Me encanta cómo me mira
Por fín ella cerró mis heridas
No he de pensar en queridas
Es una bendición
Mis cicatrices han sanado
Ella me quiere
Ella me ama
Reflexionemos en el porvenir
Consideremos nuestra actual edad
Rechacemos la soledad
Y despertemos juntos cada mañana
Ella me quiere
Ella me ama
Y nuestra amistad
Se convirtió en amor y felicidad.
Raciocinio irracional
Somos peores que animales
Que no son tan irracionales
Nosotros, tal vez lo ignoremos
Según la ciencia
Pertenecemos al mismo reino
Con el transcurso de los años
Todo está quedando destruido
Nadie escucha el volido
De aquella ave silvestre
Que ha quedado en el olvido
Tal vez en el futuro
Ni en fotos pueda persistir
Aquel reptil, aquel mamífero
O aquel anfibio, o aquel(la)…
Entre tantas otras calamidades
Por medio de temblores, tsunamis
Y sequías, calor, frío extremo, tormentas…
La naturaleza nos manda admonitorios mensajes:
Estamos destruyendo
Su hábitat, el planeta azul
¿Quiénes son más animales?
El que caza por hambre
O el que caza por placer
O quien caza por aburrimiento.
Aquel cazador fuertemente pertrechado
Con armamento de alta tecnología
Pagó miles de dólares
Por mirar al último espécimen caer
El mundo nos está enviando señales
Los animales nos quieren educar
Tal vez cuando los papeles sean invertidos
Los habremos de comprender
Pero también algunas plantas están en peligro
Otras ya sucumbieron a la ostentación
En algún lugar, compungido
Me habré de esconder

Deja un comentario