EL JAGUAR MEXICANO/ Jorge Vilchiz

¡Grita, México !
Que tu grito desgarre los cielos
no escondas ya más tu pesado silencio.
Hasta el volcán milenario ha rugido
y cimbrado tus suelos
al mirar la inmundicia que ha traído
el nefasto comercio.
El jaguar está herido, le han herido
hasta el alma
le están destruyendo su nido,
le están mancillando su patria.
Su rugir se ha vuelto estallido,
pues le han robado su paz, pues le han
robado su calma.
Porque habitas y tuyo es el reino
codiciado por siete fuerzas extrañas,
a tu tierra fértil la han vuelto un infierno
para despojarte del tesoro oculto,
bajo tus océanos, bajo tus montañas.
Joven jaguar mexicano.
Porque tu tierra es de oro, de plata y de cobre
se han llenado tus suelos de seres nigromantes,
de seres reptilianos y de magos negros
y te han tejido una trampa
para mantenerte ignorante y pobre.
Los hilos de la avaricia extranjera,
mueven a tus falsos gobernantes,
que los han dejado adentrarse
a tu tierra llena de misterios.
Porque tienen miedo que aflore
en ti tu sapiencia
porque eres semilla caída del cielo
con esencia solar.
Porque tienen miedo, que practiques
lo sagrado de tu ciencia
por esos motivos te quieren exterminar.
¡Grita, México!
Que tu grito como un mantra,
atraviese el universo
que te escuchen los hermanos solares,
que viven allá en las siete cuevas celestes
y que habitan dentro tus volcanes,
que vuelvan y esparzan la paz, la armonía
en tu suelo sagrado
donde ha anidado el truhan y el tirano perverso.
Jaguar, jaguar mexicano.
Jamás, jamás olvides esta afrenta
o te irán esclavizando de forma pausada y lenta.
Despierta jaguar del letargo,
se sigiloso, audaz, afila tus garras
pues la ambición y codicia
se están brincando tus bardas.
Yo soy tu, tú eres yo.
Como decían nuestros sabios Mayas.
Joven jaguar mexicano.
Vigilante y en manada, cuida de tu tierra
llena de bonanza
que no quebrante tu espíritu guerrero,
el ladrón extranjero, ni el poder
de la mágica lanza.
Jaguar, jaguar nativo,
quiero verte ingenioso, alerta y soberano
con un brillo de luz en los ojos
y con gran orgullo portando el sombrero.
El jaguar está herido,
le han herido hasta el alma
le están destruyendo su nido,
le están mancillando su patria.
Su rugir se ha vuelto estallido,
pues le han robado su paz
pues le han robado su calma.
¡Grita, México!
Que no se convierta en enigma
lo que ha sucedido en Ayotzinapa,
grita, que te escuchen las mentes malignas
y los que traicionan la patria.
Grita, como grita mi pluma que plasma
que le escribe a mi pueblo, al jaguar mexicano
estas empíricas letras,
aprendidas en los polvosos barrios de Iztapalapa.

 

Copyrigth.Jorge Vilchiz
¡Grita, México !

Deja un comentario