octubre 2, 2018

Ausencias

2 octubre, 2018 Cuento y Relato

      Por Liz Magenta   El lamento hizo estremecer a todo el vecindario. Los perros ladraron lastimeros, los gatos se esponjaron y maullaron asustados. Como bajando con el alba, entre neblina espesa, ahí viene doña Mercedes con la bolsa de mandado a cuestas, arrastrando los cansados pasos. Penas de gente mayor hacen más pesada la carga y más punzante el dolor en la espalda baja. Despacio y encorvada, anda siempre el mismo camino, le gusta porque le quedaRead More

A %d blogueros les gusta esto: