Cuarenta grados centígrados

    40° Centígrados (de temperatura corporal) Por Moises J. Himmelfarb I ¿Por qué el balbuceo de anoche? Como el asfalto de suburbios alucinógenos, cuando llena la cara de lodo, anhelo de ciprofloxacino, siniestro rubor de sábana sudada. ¿Y si el temor de la soledad me asfixia en su estupor? ¿Y si dejara de importar que […]

Leer más Cuarenta grados centígrados

La Foto

  No había empezado aún la primavera cuando recibí una foto de José con mi sobrina en brazos, besándole la mejilla. Mi hermana me la había enviado por email como un recuerdo; yo en cambio la recibí como un recordatorio. Ese beso delicado como un suspiro dio con la raíz de un dolor que había […]

Leer más La Foto

El Tren

  La abrazó y la sujetó tan fuerte que el  cuerpecito inerte tronó. Era un viaje de doce horas y habían pasado solo tres, ella sabía que la niña estaba ya sin vida, pero siguió pretendiendo que estaba solo dormida, se trago el llanto y sus ojos se secaron. El traqueteo del tren y aquel […]

Leer más El Tren

Disonancias I

  El cura andaba a paso rápido haciendo ondear la sotana. Varios metros detrás de él iban el Vitito San Martino, un chico con cierta fama de ingobernable —o al menos, travieso— y otro compinche de su misma edad y calaña. A igual distancia detrás de los chiquillos iba yo, rumbo a la quinta de […]

Leer más Disonancias I

Destellos

    Con las dos manos rodeando la taza blanca, sueña que ese café se vuelve un elixir que lo libre de las lánguidas penas llenas de resoplidos inútiles y que lo transporte a ese otro mundo de la tele donde la gente es feliz y ella le sonríe en carne y hueso. Hoy, que […]

Leer más Destellos

Renacimiento

    Nací, y otra vez y a partir… Sigo naciendo a cada equinoccio, a cada solsticio, a cada tiempo se renueva esta piel de áspera corteza y recobra su místico brillo de ámbar. Nací, en un principio, del bautismo cristiano que no pudo ser y del otro que fue en aguas de río pedregosas […]

Leer más Renacimiento