febrero 5, 2018

Disonancias I

5 febrero, 2018 Cuento y Relato

  El cura andaba a paso rápido haciendo ondear la sotana. Varios metros detrás de él iban el Vitito San Martino, un chico con cierta fama de ingobernable —o al menos, travieso— y otro compinche de su misma edad y calaña. A igual distancia detrás de los chiquillos iba yo, rumbo a la quinta de mi abuelo, donde iría a desenterrar unas papas que se usarían en la cena de esa noche.   Recuerdo que hacía frío, y mi chaqueta deRead More

A %d blogueros les gusta esto: